Wind of changes

Los Atlanta Hawks se presentan como una de las mayores incógnitas de esta temporada. El equipo no logró funcionar estos dos últimos años y la renovación de la gerencia se convirtió en una necesidad. La llegada de Moretins a los mandos del equipo ha sido un soplo de aire fresco para una afición necesitada de alegrías.

El ciclo tururu se cerró tras dos años rondando la veintena de victorias a pesar de contar en su primer año con un Paul George estratosférico (46 puntos en un partido, tope histórico del equipo) y con un Durant a pleno rendimiento en la 19/20 (sus 40 puntos en un partido fue la segunda mejor marca individual de la temporada).

Moretins recogió un equipo que no funcionaba y decidió dinamitar todo el proyecto hasta el punto de que solo Burke sobrevivió al baile de nombres. Durant fue protagonista en uno de los trades del año y dejó hueco al nuevo líder del equipo, James Harden. Tras la llegada de la Barba, la nueva gerencia de los Hawks siguió trabajando en el mercado y consiguió traer a Paul para volver a juntar a esa pareja que casi pudo con los Warriors de hace unos años. El resto de movimientos se enfocaron en conseguir apoyos buenos, bonitos y baratos; y en cierta medida se ha conseguido.

Si echamos un vistazo a la plantilla vemos que el juego de estos Hawks se centrará en las oportunidades que ofrece tener dos de los mayores generadores de la liga. Más allá de eso comenzarán los problemas.

Plantilla:

Los contratos de Harden y Paul dejan poco margen a unos Hawks que tendrán que acertar en sus movimientos para hacer crecer la plantilla.

Puntos fuertes:

  • Dos futuros Hall of Fame: Paul y Harden vuelven a compartir plantilla tras sus exitosas aventuras juntos en la vida real (¿que habría pasado si Paul no se hubiera lesionado?). Son dos jugadores que pueden complementarse y potenciarse, y que con una buena rotación pueden cubrir todos los minutos del partido con un generador de élite. Son la mejor o una de las mejores parejas de base-escolta de la liga. 
  • Un nuevo rumbo: Estos Hawks tienen otra cara y pintan bien. La llegada de Morentins es una incógnita que puede resultar mejor que cualquier fichaje realizado durante el verano. 

Puntos débiles:

  • Lo que no rodea a las estrellas: La labor de la nueva gerencia de los Hawks ha sido buena, y el lavado de cara de la plantilla ha sido exitoso. Pese a todo, Harden y Paul pueden llegar a sentirse muy solos esta temporada. Green y Zubac son los compañeros más destacables de una plantilla llena de currantes y remiendos.
  • Poco talento joven y muy verde: Los salarios de las dos estrellas comprometen mucho la capacidad salarial del equipo. Con un margen tan justo para completar la plantilla es necesario acertar en el draft. Por el momento el equipo cuenta con muy pocos alicientes en este apartado (los más destacable es Achiuwa) aunque cuenta con dos primeras rondas para el draft del próximo verano.

La Estrella:

  • James Harden: Es uno de los jugadores más indefendibles de la liga. La nueva cara de los Hawks tendrá el reto de levantar una franquicia con la que no pudo su amigo Durant.

El Pippen:

  • Chris Paul: Uno de los mejores jugadores de su generación. A pesar de sus 35 años sigue siendo capaz de ser un jugador top tanto en ataque como en defensa.

Factores X

  • Burke/Zubac/Green: Tendrán que aparecer cuando las estrellas los necesiten. Son los únicos jugadores con capacidad para ofrecer una aportación de ciertas garantías.

Objetivo real: Ganar más partidos que el año anterior.

Según nos comentan managers que han compartido ligas con Moretins, las expectativas de mejora están ahí. Un equipo con Harden y Paul tiene que vivir cerca de playoffs, pero es su primera temporada en la liga y la plantilla es muy corta como para asignarle una plaza de playoffs. La fama le precede y probablemente luche como mínimo por el play in (si lo hay).

Categories:

Comments are closed

Comentarios recientes