Sacar la palabra marmota del vocabulario.

La temporada 2019/20 se presentaba difícil para el equipo mormón. La lesión de Hayward y las bajas en la agencia libre (Cousins, Rubio, Smart…) fueron un duro golpe para una franquicia que pasó de 51 victorias a 34. El año se podía resumir con la frase: “demasiado bueno para la zona baja, demasiado malo para los playoffs”. Y tal cual, la novena plaza (a 4 partidos del octavo) suena a tope y máxima aspiración de un equipo que este año tampoco tuvo un buen verano.

Puntero no consiguió atraer a ningún gran jugador y tuvo que conformarse con renovar y complementar la plantilla con jugadores de corte defensivo. Brogdon, Jabari, Hayward y Deandre se mantienen como la columna vertebral de un equipo repleto de buenos complementos, pero falto de talento diferencial. Un paso adelante de Brogdon o una buena temporada de Hayward podría traducirse en un puñado de victorias adicionales, aún así, el equipo se siente limitado.

Si pensamos en estos Jazz como un equipo en reconstrucción tampoco tenemos grandes noticias. Alexander-Walker tiene que demostrar capacidad para poder tener un hueco en la rotación de un equipo con aspiraciones y el pick 12 está bien para tratar de robar algún jugador decente, pero no debería llegar nadie que cambie el rumbo de la franquicia.

Pese a todo, el equipo de Utah será un equipo correoso. Puntero es uno de esos managers que trabaja con cuidado los diferentes aspectos defensivos que permite el juego. Una vez que el partido esté en el barro, aprovechará su buen uso de la pizarra para conseguir puntos y darle sustos a cualquier equipo. Otro año más parece que los Jazz serán demasiado buenos para la zona baja y demasiado malos para los playoffs.

Plantilla:

Este verano los Jazz se podrían liberar de Hayward, Parker y Jordan quedando más de 60 millones para cazar algún agente libre más jugoso.

Puntos fuertes:

  • Equipo poco comprometido salarialmente: El verano de Jazz no fue muy exitoso, pero supo no hipotecarse y ahora tiene mucho margen salarial para trabajar en los despachos. Es una buena noticia para encarar una reconstrucción sin grandes picks.
  • Defensa: Probablemente es el único aspecto del juego donde este equipo destaca realmente. La mayoría de los fichajes de este año tienen un perfil claramente defensivo (Aminu, Nwaba) o se desempeñan con solvencia (Joseph o Snell). Esto unido a grandes especialistas como Brogdon o Jordan prometen un equipo con un nivel físico muy alto.

Puntos débiles:

  • Una ofensiva con pies de barro: Los recursos ofensivos que puntero tiene disponibles este año son bastante limitados. Hayward, Brogdon y Parker serán las principales y casi únicas vías de anotación del equipo. Tendrán que ser muy efectivos y regulares para que el equipo funcione bien, porque la ayuda que obtengan de sus compañeros va a ser muy limitada.
  • ¿Y los jóvenes?:Los Jazz son un equipo con jugadores en edad de competir y sin capacidades reales de competir. Para colmo, apenas hay jóvenes que iluminen la bruma que tiene el futuro de este equipo . O consiguen captar una estrella para liderar el proyecto o tendrán que empezar a buscar jóvenes que puedan cambiar la franquicia.

La Estrella:

  • Brogdon: El bueno de Malcolm es uno de esos jugadores que van bien en cualquier equipo. Tipo polivalente y resolutivo tanto en ataque como en defensa. Afronta su tercera campaña en los Jazz como líder del equipo, y aunque no se note en los números, se notará en la pista.

El Pippen:

  • Hayward: Los Jazz siempre han sido su casa y este año será el termómetro del equipo. Si consigue ser consistente en la anotación y generar para sus compañeros puede que los Jazz tengan una temporada mejor de lo que nos esperamos.

El escudero:

  • Jordan: Como todos esperábamos no ha sido capaz de hacer olvidar a Cousins (el sano), pero será muy importante cerrando el aro y consiguiendo segundas oportunidades para su equipo.

Objetivo real: 9º

Si no se mueve durante el año parece que su tope será el noveno puesto del año pasado. Puntero competirá, pero a la plantilla le falta talento. Será un buen año si consigue moverse y empezar a sacar al equipo de la encrucijada. Quedarse estancado en el día de la marmota o dormido en un colchón marmota (contenido no patrocinado) será una piedra más a resolver en futuras temporadas.

Categories:

Comments are closed

Comentarios recientes