Poniendo diques a las vías de agua

La temporada 2019/20 fue una campaña olvidable para unos Pelicans que solo lograron 18 victorias, siendo el peor registro de la temporada regular. Pero si la temporada fue muy triste las expectativas con el verano fueron muy altas, pero al final, la sensación es agridulce.

Durante la noche del draft recibieron malas noticias, si bien partían como uno de los favoritos para llevarse el pick número 1, al final tuvieron que conformarse con el 5. Posteriormente, la labor de ser8ontek en los despachos ha sido bastante agresiva, dejando claros y sombras por el camino. La llegada de Drummond probablemente ha sido la mejor noticia del año para el equipo. Mientras que otros movimientos como el de Reggie Jackson resultan más incomprensibles si tenemos en cuenta su ficha y su posible impacto para el futuro de la franquicia.

El equipo tiene más armas que el año pasado y eso se debería de notar, aunque los refuerzos no serán suficientes para salir del pozo. Drummond servirá para ponerle otra cara al proyecto y avivar a una afición falta de alegrias, mientras que la mirada de todos estará pendiente de la elección en el pick 5 y el desarrollo de los jóvenes. La gerencia tendrá que estar fina y no dejarse llevar por las prisas para ir saliendo poquito a poco del fango.

Plantilla:

Dinwiddie, Jackson y Drummond son los contratos más problemáticos de cara al futuro. En temporadas tan largas es necesario divertirse y competir si no hay perspectiva de victorias, pero si se deshace en busca de talento joven tanto la situación financiera como la deportiva ganarán muchos enteros.

Puntos fuertes:

  • El rebote: La única virtud de la que puede presumir este equipo es de que tiene algunos de los mejores reboteadores de la liga. Podrán sacar muchos puntos de las segundas oportunidades y deberían pescar partidos cuando sus rivales no estén acertados.
  • Los jóvenes: Los Pelicans tienen una base de jugadores jóvenes interesantes (Huerter, Divicenzo y Washington). Si aciertan en la noche del draft y logran atraer talento joven vía traspaso, el futuro se mirará con más optimismo.

Puntos débiles:

  • La línea exterior: A pesar de contar con 4 jugadores con recursos para anotar. La línea exterior parece endeble. Dinwiddie no consiguió establecerse como un gran anotador la temporada pasada, y Reggie probablemente sea uno de los miembros más destacados del club de los atracadores. Divicenzo y Huerter son las notas más positivas del equipo en este apartado, pero necesitan un buen desempeño de los bases para rendir. Aun así, en el contexto adecuado son jugadores lo suficientemente talentosos como para revertir de débil a fuerte este punto (siempre que nos olvidemos de los aleros).
  • Defensa en el 2 y en el 3: Si decimos que esas posiciones aportan poco en ataque, en defensa aportarán menos, cualquier exterior de nivel medio-alto les pasará por encima

La Estrella:

  • Drummond: Es el mejor reboteador y uno de los mejores interiores del juego. Sus virtudes son potenciadas por el 2k y sus defectos minimizados. Tras un rendimiento espectacular en los Wolves, veremos que tal se adapta a esta nueva realidad y si su estancia en New Orleans es duradera.

El Pippen:

  • Dinwiddie: La gran referencia exterior, será el que llevará la batuta en el equipo y el termómetro de la temporada. Si consigue anotar con consistencia podemos encontrarnos con unos Pelicans más duros de lo esperado.

Factor X:

  • Huerter: Por el momento es el joven más prometedor de este equipo. Sus rachas anotadoras pueden dar días de gloria a la franquicia de New Orleans.

Objetivo real: Reconstrucción

No hay grandes expectativas con la temporada de Pelicans. Toca tratar de disfrutar (ojo los días que los exteriores tengan la mano caliente) y atraer la mayor cantidad de talento joven posible. El camino no parece corto, pero bien enfocado puede ser muy placentero.

Categories:

Comments are closed

Comentarios recientes